viernes, 28 de marzo de 2008

Mi Ventana

Mi ventana da hacia una pared de ladrillos con vegetación trepadora, parásito.
Los techos de las casas pueden verse desde aquí, al fondo, una colina, en la cima de ésta, una pequeña escuela.
Los gritos de los niños me despiertan cada mañana y con ellos llegan recuerdos de infancia que se confunden con el último sueño matutino:
Yo era dos niños.
Uno de ellos taciturno, disciplinado y sin sonrisa llora abatido la muerte de su madre que llegará algún día.
El otro, inquieto, corretea una pelota roja. Después, roedeado de otros niños, cuenta historias, anécdotas que ha escuchado y en las cuales se incluye.
Me despierto, la ventana, los gritos que llegan como murmullos, mis piernas largas.
Hoy no soy ninguno de los dos.

1 comentario:

Eskoria Humana dijo...

Porque ves niños desde tu ventana?

Creo que te estas juntando mucho con wilber