lunes, 28 de julio de 2008

Libro de cabecera

Muchas veces en este blog pongo cosas que yo no escribí, pero es gracioso, que estos textos hablan más de mi que culquier cosa que yo pueda escribir. Leí y vi La Muerte en Venecia, hermosa película y extraordinario libro, me dejo unas ideas muy interesantes. Venecia fue mi obsesión este fin de semana. Descubrí además a Gustav Mahler y a Luchino Visconti.





Muerte en Venecia me recordo un poco a Demian.

Puede que este sea mi libro de cabecera, Demian de Hermann Hesse, cuando puedo visito las partes que más me gustan, las cuales ya tengo separadas. Mi parte favorita es la introducción, dice solo verdad, esta lectura de dos cuartillas es una de las que más ha afectado mi vida.



DEMIAN
Historia de la juventud
de
Emilio Sinclair



Quería tan solo intentar vivir aquello
que tendía a brotar espontáneamente
de mi ¿por qué había de serme tan
difícil?

Introducción

Para contar mi historia he de empezar muy atrás. Si me fuera posible, debería retroceder aún mucho más, hasta los primeros años de mi infancia, e incluso más allá, en la lejanía de mi ascendencia.

Los poetas, cuando escriben novelas, suelen hacer como si fuesen Dios mismo y pudieran abarcar con su mirada toda una historia humana, comprenderla y exponerla como si Dios mismo la relatase, sin velo alguno, revelando en todo momento su más intima esencia. Yo no puedo hacerlo así, como tampoco los poetas. Pero mi historia me es más importante que a cualquier poeta la suya, pues es la mía propia y es la historia de un hombre-no la de un hombre inventado, posible o inexistente en cualquier otra forma, sino la de un hombre real, único y vivo-. Hoy se sabe menos que nunca lo que es eso, lo que es un hombre realmente vivo, y se lleva a morir bajo el fuego a millares de hombres, cada uno de los cuales es un ensayo único y preciso de la Naturaleza. Si no fuéramos algo más que individuos asilados, si cada uno de nosotros pudiese realmente ser borrado por completo del mundo por una bala de fusil, no tendría ya sentido alguno relatar historias. Pero cada uno de los hombres no es tan sólo él mismo; es también el punto único, particularismo, importante siempre y singular en el que se cruzan los fenómenos del mundo sólo una vez de aquel modo y nunca más. Así la historia de cada hombre es esencial, eterna y divina, y cada hombre, mientras vive en alguna parte y cumple la voluntad de la naturaleza, es algo maravilloso y digno de toda atención. En cada uno de los hombres se hecho forma el espíritu, en cada uno padece la criatura, en cada uno de ellos es crucificado un redentor.

Muy pocos saben hoy lo que es el hombre. Muchos lo sienten, y, por sentirlo, mueren más aliviados, como yo moriré más aliviado cuando termine de escribir esta historia.

No soy un hombre que sabe. He sido un hombre que busca y lo soy aún, pero no busco ya en las estrellas ni en los libros: comienzo a escuchar las enseñanzas que mi sangre murmura en mí. Mi historia no es agradable, no es suave y armoniosa como las historias inventadas; sabe a insensatez y a confusión, a locura y a sueño, como la vida de todos los hombres que no quieren mentirse más a si mismos.

La vida de todo hombre es un camino hacia si mismo, la tentativa de un camino, la huella de un sendero. Ningún hombre ha sido nunca por completo él mismo; pero todos aspiran a llegar a serlo, oscuramente unos, más claramente otros, cada uno como puede. Todos llevan consigo, hasta el fin, viscosidades y cáscaras de huevo un mundo primordial. Alguno no llega jamás a ser hombre y sigue siendo rana, ardilla u hormiga. Otro es hombre de medio cuerpo arriba, y el resto, pez. Pero cada uno es un impulso de ka naturaleza hacia el hombre. Todos tenemos orígenes comunes: las madres; todos nosotros venimos de la misma sima, pero cada uno-tentativa e impulso desde lo hondo-tiende a su propio fin. Podemos comprendernos unos a otros, pero sólo a si mismo puede interpretarse cada uno.

1 comentario:

Luis Reséndiz dijo...

leíste un libro de la biblioteca del universitario... bien. yo comencé la morte in venezia ayer
buena novelita