martes, 13 de enero de 2009

2009

El tiempo es el más preciado regalo de dios. Es tan intocable e invisible, el tiempo es incomprensible. Estamos atrapados en momentos que desembocan en momentos que desembocan en otro momento y en otro y en otro y que no desembocan en nada. Cariño, el tiempo es lo único que tenemos y es tan misterioso que a veces pienso que no tengo nada. Ayer le dije a alguien que todo es valioso por que todo tiene un fin. Que somos afortunados de conocernos.

En este blog se traducen canciones.

Muchas canciones son a veces poesías.

En este blog se citan autores latinoamericanos.

Alguien dice que la traducción es una recreación, un juego en el que la fidelidad y la invención se alían.

No te amaré por siempre, pero mientras halla estrellas sobre ti, nunca debes dudarlo, te haré estar muy segura de ello, solo dios sabe donde estaría sin ti.

Si alguna vez me abandonas, aunque la vida continuara, creeme, el mundo ya no podrá enseñarme nada, de lo bien que vivir me hace, solo dios sabe donde estaría sin ti.

Y todo es casualidad. Casualidad que se vuelve causalidad.

1 comentario:

El kiwicin! dijo...

chido liro morro! ya sabes, mi bló es tu bló, caben todos y todos caben! y ya que andas en ondas cotorras-nostálgicas tal vez, checate en youtube un comercial de bancolombia que se llama "hacerlo todo por estar cerca" te va a gustar.

saludos!