sábado, 11 de abril de 2009

Luz

Yo pienso en ti todo el día. Toda la noche yo te sueño. Yo me pregunto cómo entraste en mi cabeza. Quién te hizo fluir dentro de mi como río. Como río desbordado que pasa llevandose todo, dejando solo sus aguas.

Fue un accidente.

Fue la luz caprichosa que chocó con tu cuerpo, estrellandose luego contra mis ojos, filtrandose entre ellos para habitar mi cuerpo y así no morir con la noche.

Por eso yo te sueño. Pero nunca oigo tu voz. Es en mi sueño murmullo de ciudades vacias, de ejércitos de grillos, de pájaros insomnes, de olas que se rompen en la playa.

Cuando me despierto, es tu nombre la primer palabra en que yo pienso. Y la pienso todo el día, todo el día entero, y tu cara y tu pelo.

2 comentarios:

bonittha dijo...

esta muy lindo...

algo que relmente sucede cuando solñamos a quien deseamos..

es un sentimiento muy acorralador y desesperante, abrumador, sin embargo es aún más bello no crees??


saludos.
y sigue soñando...
^^

Sergio dijo...

cuando acaso regreses
al último viaje
de acogedora tierra,
me encontrarás al fin
en un temblor de hoja
que mecerá tu sueño.