domingo, 3 de agosto de 2008

Iram

Cuando eras niño te espolvoreé páprika y te metí al horno. Mamá lo notó y me mando al rincón. Te odié.
Intenté asfixiarte con una bolsa de plástico, de esas que tienen una cara sonriente, mamá oyó tus gritos ahogados y llegó a tu auxilio. Me mandó al rincón.

Te odié.
Luego te bañe con veneno para cucarachas, mientras lo hacia note como me mirabas, te reías, no sabias que quería matarte, creías que jugaba. Desde entonces no he intentado asesinarte, e incluso, con algo de paciencia, aprendí a quererte, a compartir todo contigo, a mamá, a papá, los juguetes. Te quiero mucho.
Mucha suerte.

5 comentarios:

Luis Reséndiz dijo...

No mames, no solo te contentaste con tratar de matarlo... lo querías acecinar...
caníbal

Anónimo dijo...

no mamesss!! aCeCinar!!! no mameeees el señor ortografia i como escribio "acecinar" noooo es inaudito este cotorreo!! ¬¬

Hanlly dijo...

iram
quien es?¡




yo habria puesto espolvorie! ahhh soy mala

Luis Reséndiz dijo...

y no mames tu mamá notó que metiste a iram al horno y le habías espolvoreado cosa esa! mi jefa JAMÁS lo hubiera notado!
esta entrada tiene muchas madera

Ángel Ramos dijo...

No entiendo tus coments Resé ¬¬
jaja